El fracaso estrepitoso que creó al Silicon Valley

El Portaviones Aéreo de Shield

Uno de los grandes “assets” del S.H.I.E.L.D. ha sido siempre su “Helicarrier”, un portaaviones aéreo. Aparecía frecuentemente en los cómics y fue incluido en las películas. 

Esta era la pinta levemente hortera que se gastaba en los cómics clásicos de Jack Kirby

Su primera aparición en las películas, fue en Avengers, en 2012. En ella, hay una escena que se hizo famosa, cuando Steve Rogers conoce a Bruce Banner y a Natasha Romanov. En dicha escena, hay un detalle gracioso, pero que contiene un error garrafal, y que pasó desapercibido: Steve Rogers había apostado 10 dólares con Nick Fury a que “ya lo había visto todo”. Cuando se da cuenta que está en un portaaviones aéreo, le paga los 10 dólares aceptando que aún no había visto nada.

 

Pues bien, es imposible que un portaaviones aéreo sorprendiese a Steve Rogers, ¡porque en su niñez los había!

En mis tiempos…

Esto del progreso es francamente raro. Cuando nació menda, había maromos paseándose por la Luna y cualquier persona que así lo quisiese podía comprarse un billete en un vuelo comercial supersónico, más rápido que muchos de los cazas más avanzados de hoy en día. 

Cuatro cosas asombrosas: viajar, cómodamente, con comida y a Mach 2.0. ¡Sólo en el pasado!

Una escena rutinaria en los 70.

Nadie ha resumido el cambio tan bien como Buzz Aldrin, uno de esos que antes andaba por la Luna:

You promised me Mars colonies, and I got Facebook.
Buzz Aldrin

Es sin duda triste, pero no somos la única generación que ha visto una involución como ésta. La de Steve Rogers también lo vivió. Sin embargo, para entenderlo tenemos que montarnos en nuestro Delorean virtual e irnos a un tiempo en el que parecía que no iba a hacer falta carreteras: 1931.

Un plan brillante

En aquel tiempo, lo que un día sería el Silicon Valley era una zona rural, dedicada a la cría de ganado y cultivo de frutales. Las cosas no iban demasiado bien, la Gran Depresión aún coleaba y la zona había recibido un aluvión de inmigrantes empobrecidos del Medio Oeste, que huían de la miseria y … ¡del cambio climático! 

El fenómeno de los “dust bowls”, causados por la desertización y el cultivo excesivo, había asolado las grandes praderas norteamericanas, llevando a muchos habitantes de Oklahoma a huir hacía California: eran los “Okies”.

“Okies” huyendo de la pobreza y los “dust bowls”.

Para azuzar la economía de la región, un grupo de habitantes de Sunnyvale puso en práctica un plan brillante: recaudaron casi medio millón de dólares (un huevo de dinero por aquel entonces) y con eso compraron unos 4 kilómetros cuadrados en la región, y se la vendieron al gobierno federal de EEUU por 1 dólar.

La idea era brillante y no una estupidez por una sencilla razón: ese terreno era uno de los pocos lugares de la región que no se veía jamás envuelto en la niebla que hace famosa a San Francisco y los alrededores.  El acuerdo era que Sunnyvale se convirtiese en la base de un nuevo proyecto de la armada estadounidense de portaaviones aéreos: gigantescos dirigibles de helio que servirían de base móvil para biplanos.

El USS Akron, orgullo de la armada, uno de los mayores zepelines jamás construidos, poco después de su botadura, 1931.

Todo sale mal

Lamentablemente, como muchos otros planes brillantes, todo salió mal, tanto para Sunnyvale como para los dirigibles. El USS Akron, el primer prototipo, se estampó en 1932 llevándose por delante a 73 de los 76 tripulantes.

Todo el plan fue abandonado y una de las pocas cosas que quedaron fue el aeropuerto que se había construido y que fue renombrado “Almirante William Moffet”, por un oficial que había muerto en el accidente. 

El Moffet Field sobrevivió, en parte por la llegada de la Segunda Guerra Mundial, pero el plan de desarrollar y diversificar la economía de la región se fue a pique. 

Después de los Okies, llegan los Frikis

Allá por los 50, el Moffet Field se había convertido en la sede del centro de test de satélites de la Fuerza Aérea, y muchas empresas de tecnología empezaron a instalarse cerca. 

Un nuevo tipo de forastero empezaba a hacerse común: llevaba gafas de pasta y reglas de cálculo en el bolsillo de la camisa. La asociación entre estos nuevos habitantes y las universidades locales, especialmente Stanford, logró lo que deseaban los habitantes originales de Sunnyvale y muchísimo más: fue la semilla del Silicon Valley.

El hangar construido para el USS Akron sigue en pie

Todavía no es el fin

Hoy el aeropuerto es parte del centro Ames de la NASA y a kilómetros de distancia se puede ver el hangar construido para los dirigibles. Está situado en el centro del Silicon Valley, a escasa distancia de la sede de Google y de Linkedin.

Es un excelente recuerdo en estos tiempos tan difíciles: lo que parece el final, a veces no es más que el principio, y todos y todo puede ser reinventado.

Acerca de Fernando Rodriguez

Fundador & Editor Jefe de justcodeit, Fernando Rodríguez (@frr149 & Linkedin) es desarrollador & un experto en la enseñanza de máxima calidad en programación y desarrollo para dispositivos iOS, Cocoa Touch, Objective C, Swift, Python, entre otros, aunque su mejor carta de presentación, es la opinión de sus alumnos: http://keepcoding.io/es/testimonio/ CLO en KeepCoding & Arunovo. Instructor de iOS Avanzado del Big Nerd Ranch. Profesor Asociado de la U-tad, autor invitado de revistas como iPhoneWorld, Applesfera.com & ponente habitual en conferencias dentro y fuera de España (iOSDevUK, CodeMotion, BCNDevCon, etc). En sus vidas anteriores fue un nerd de Python y Django, mago de Smalltalk, y para su pesar, galeote de C++ y un gran cocinero.

Share this:

2 comments, add yours.

Elías

Pues me ha parecido muy interesante, tal vez sea pq ambos pintamos canas, pero te animo a seguir posteando temas parecidos….que sé yo: primeras compus, la compilación original (hay un libro por ahí -«El lenguaje de los nuevos medios de comunicación»- de Manovich que flipas con lo que cuenta cuando se compilaba en una sola máquina), el inicio de internet en las empresas (yo trabajé en un sitio donde solo había un pc conectado a la «red de redes» y hacíamos cola para enviar correos jjjj)….

    Fernando Rodriguez

    Y fidnet, y los controladores fossil y turbo c… «Cuando los hombres eran hombres y programaban sus propios controladores de dispositivo», que decía Linus Torvalds.

Leave a comment